lunes, 29 de diciembre de 2014

Comprar una franquicia individual, ¿es una inversión?



Definitivamente, la compra de una franquicia individual no debe ser considerada una inversión, en el sentido técnico de este término, que implica cálculos de tecnicismos como VAN, TIR, período de repago y otras fórmulas similares.

 Esto es muy conceptual y lamentablemente muy poco entendido.

 Existen tres formas de obtener dinero legalmente en el sistema capitalista: como empresario, como empleado y como franquiciado. 

El primero hace inversiones, los otros dos no.

 El empleado vende su tiempo a una empresa y el franquiciado “compra un trabajo”, que trae dos adjuntos determinantes: una marca y un territorio. 

Por lo tanto, vender una franquicia individual como si fuera una inversión, es un engaño. 

Es distinto el caso de la venta de una Franquicia Maestra o la venta de un contrato de desarrollo territorial, ya que para este tipo de contratos hacen falta empresarios que desarrollen un territorio amplio haciendo grandes inversiones en locales propios y especialmente en marketing territorial, lo cual difiere ampliamente de la compra de una franquicia individual. En estos casos, el negocio debe ser considerado como una inversión y evaluado con los parámetros técnicos aceptados, tal como se analiza en otro post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada