jueves, 25 de diciembre de 2014

EL FRANCHISING ES UNA CONSECUENCIA DE LAS AUTOPISTAS



Algunos se refieren al nacimiento del franchising en el siglo XIX, o aún antes en la Edad Media, con los privilegios que otorgaban los señores feudales para explotar algunos territorios.

 Lo cierto es que este sistema se desarrolló exponencialmente durante la así llamada Guerra Fría que comenzó después de la Segunda Guerra Mundial a mediados del siglo XX. El Pentágono, previendo una posible guerra nuclear con la URSS, incluyó en su plan estratégico la construcción de una red de autopistas interestatales para que la gente pudiera evacuar rápidamente las ciudades. Como consecuencia de esta red de carreteras, la gente empezó a viajar por todo el país, y de esta manera, las ciudades aisladas comenzaron a desarrollarse vertiginosamente, y se crearon nuevas ciudades y por supuesto, nuevos centros comerciales. Todas las ciudades necesitaban una hamburguesería prestigiosa, una marca de moda prestigiosa, un centro de diversión exitoso, un café-bar exitoso. Las marcas vieron una gran oportunidad para expandirse territorialmente y el sistema de franchising floreció y se desarrolló como un mecanismo extraordinario para llevar marcas a otros lugares, aprovechando la actitud emprendedora de empresarios locales.

Surgieron entonces los conceptos de “initial fee”, “royalties”, “fondo de publicidad”, “territorio protegido”, “estándares comunicacionales” y los diferentes formatos de franquicia para adaptarse a los diferentes territorios y a las conductas particulares de los habitantes de los mismos.


Aparecieron los manuales de marca y de operación, se estandarizaron procedimientos e “indicadores marcarios”, vasos, tazas, packaging, percheros, muebles, displays de productos, fachadas e interiores de comercios, haciendo que las carreras de diseño gráfico, diseño industrial y arquitectura comercial crecieran constantemente en todo el mundo a partir de las décadas del 50 y 60 del siglo pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario