lunes, 29 de diciembre de 2014

¿Está bien que el franquiciante no cobre un Initial Fee?



No. Está mal. Está muy mal. 

No cobrar un initial fee es un horror y puede ser muy nocivo para el programa de franchising del franquiciante. 

El initial fee es el precio de compra de un “trabajo”, respaldado por una marca robusta, y además es el precio de un territorio protegido por un determinado período de tiempo. Ninguna de estas dos cosas pueden ser gratuitas, salvo que el franquiciante pretenda bastardear su marca luego de haber invertido mucho dinero en su construcción.

 Muchos franquiciados potenciales piden financiación para pagar el initial fee. Esto tampoco es recomendable. 

El franquiciante necesita a un franquiciado muy comprometido en el territorio otorgado y la mejor forma que tiene un franquiciado de mostrar su compromiso es respetando las pautas establecidas del programa de franquicias.

 Los franquiciados “negociadores” no son los más recomendables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada