martes, 13 de enero de 2015

SI NO HAY MARCA, NO HAY FRANQUICIA








Solamente pueden desarrollar un proyecto de expansión por franchising las empresas que tienen entre sus activos una marca muy robusta. 

Si la marca es conocida y prestigiosa, esto indica un período relativamente largo de construcción, en el que se invirtió mucho dinero para lograr atributos de personalidad marcaria para determinado target. Esto habla de un respaldo empresario, que nada tiene que ver con el tamaño de la empresa dueña de la marca. 

Por esa razón, un franquiciado potencial puede acercarse sin problemas a una marca robusta. 

Por el contrario, si se ofrece una “no-marca” como franquicia, como suele observarse a diario, se está cometiendo un acto de imprudencia muy grande, y engañando severamente a un potencial franquiciado que no cuenta con el criterio suficiente.

 La práctica indica que hay muy pocas marcas que pueden encarar exitosamente un proyecto de expansión por franchising.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada