domingo, 15 de mayo de 2016

Franquicias o Lebac?


Estamos escuchando en los últimos tiempos en esta sorprendente Argentina, un lamentable retorno al discurso de la especulación financiera. Muchos apóstoles del poder financiero internacional, devenidos en "yuppies" de las pampas, repiten como loritos "38%", "Lebac", "sentarse y esperar a ver que pasa en el mercado", "portfolio de inversiones", "market assessment" y otros mensajes increíbles de tipos que se pasaron la vida frente a una computadora mirando grafiquitos de la evolución de las acciones en Wall Street y nunca jamás pagaron un sueldo o un alquiler. Y con este discurso, algunos caen como "asesores" de potenciales franquiciados, diciéndoles que no inviertan en la franquicia por el "38%"etc, etc. Muchos de estos "asesores" ostentan como un blasón largos años de experiencia corporativa, ocupando una posición en la máquina trituradora de carne. Pero eso no hace más que confirmar su posición de asalariados y empleados, muy lejos de la pasión y del estilo de vida de un entrepreneur.

¿Qué c... tiene que ver un negocio comercial con las Lebac?

Absolutamente nada. Los compradores/vendedores de Lebac y otros instrumentos financieros, siempre cobran su comisión, sea que vendan o compren. Así que les viene muy bien el ambiente pro-especulador del mercado argentino actual, porque siempre van a encontrar quien compre o venda, sobretodo si estos últimos leen diarios, miran los canales de TV que pasan crímenes todo el día y escuchan a los notables pensadores que hay en la radio con fórmulas inobjetables para arreglar el caos que hay en el país. La gente asustada compra más remedios, y las Lebac son un remedio que nos va a salvar a todos del riesgo de invertir en un negocio comercial riesgoso, inseguro y sujeto a los vaivenes del mercado...

Claro, si dentro de, por ejemplo, tres meses, las Lebac caen en su rendimiento, el "asesor" financiero va a explicar todo muy prolijamente con palabras en inglés y con gráficos de tendencia. Pero no va a devolver la comisión. Y el territorio que quería comprar un franquiciado para desarrollar su pasión y su negocio propio, va a estar en manos de otro que no tenía un brillante asesor financiero que le hiciera comprar Lebac y "sentarse a esperar".

Pero lo peor de todo es que, fieles a su modus operandi, estos "asesores" encuentran y proponen un camino alternativo para que su cliente (el potencial franquiciado) pueda comprar la franquicia que es su sueño, su pasión y su estilo futuro de vida. Este camino alternativo consiste en proponer al franquiciante un recorte de la inversión en la operación, y lo proponen increíblemente adjetivando la propuesta de "creativa". O sea, ellos son muy "creativos" proponiendo un recorte de la inversión. Pero ojo!, este recorte no es "una rebajita" como la que se haría al negociar melones en un mercado suburbano, sino que es un recorte de por lo menos un 50%!

O sea, el franquiciante trabajó décadas para desarrollar una marca y un negocio, habilita un programa de franquicias como mecanismo de expansión, con métodos de entrenamiento, procedimientos, software, productos, etc, etc, y viene un "cuevero" y le dice que todo eso vale la mitad porque las Lebac están al 38%. Podríamos hablar de pasión, de largas noches de insomnio para ver de dónde iban a sacar la plata para pagar sueldos y proveedores, de mucho tiempo robado a la familia, pero este no es el momento.


Creo que no vale la pena ahondar en este tema. Solo mostrar qué lejos que están los financistas de entender el comercio y la producción que es en definitiva lo que les da de comer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario